¿Quién es el dueño de mi dinero?

Posted on Actualizado enn

Parecería obvio pensar que uno es el dueño de su dinero, sin embargo, existen muchos cocodrilos acechando, algunos vinculados a la propia naturaleza del dinero que implícitamente le restan valor.

CocodrileEsta reflexión me surge a raíz de haberme detenido a analizar con detalle mi nómina (dicen que la ignorancia es la base de la felicidad) y he visto cómo por cada euro que yo percibo, el estado gana 60 cent. es decir, tengo un socio invisible, silencioso, llamado estado, que se lleva una buena cantidad de mi dinero (el mio y el que la empresa paga por mi) a cambio de una sanidad de dudosa calidad (en la que por supuesto no puedo elegir la compañía que me atenderá), ni una segunda opinión médica, ni un horario realista, un colegio para mis hijos que me asignan en función de un concepto tan anticuado como es el empadronamiento (limitando mi libertad de elección), y por supuesto un futuro incierto para mi jubilación.

Dicho lo cual, y una vez “filtrado” mi dinero, parecería que ya puedo disponer de él, pues todos los meses veo cómo se suma una cantidad en mi cuenta bancaria habida cuenta de mi nómina, sin embargo, ahí sigue sin ser mio: casi antes de que me entere, diversos actores reclaman su parte: el proveedor de electricidad, la empresa que me suministra agua corriente (los lujos se pagan), seguros (algunos obligatorios), alimentación, etc.

Hasta aquí, mi socio (estado) ha cobrado su parte, hemos pagado por los servicios necesarios para poder mantenernos con vida y dignidad, y por fin tenemos nuestro dinero, ¿verdad? pues parece que el estado es insaciable, piénsalo, podemos hacer dos cosas con el dinero ahorrado hasta aquí:

  • Dejarlo en el banco: en este caso la inflacción se lo comerá a un ritmo medio del 2% anual
  • Gastarlo: pero ojo, que cada vez que compres o consumas un servicio, y a pesar de que este dinero ya ha pagado sus impuestos cuando lo recibiste, deberás pagar como mínimo el impuesto sobre valor añadido, es decir, que alrededor del 20% nuevamente volverá al estado.

No soy yo quien diga que está mal pagar impuestos (no es ni bueno ni malo, simplemente es), lo que sí quiero es crear conciencia, y hacerte pensar la próxima vez que pises la calle, en si los servicios que recibes a cambio realmente valen lo que estás pagando por ellos, y por otro lado, si te permitieran apartar en un fondo de inversión durante diez años todo el dinero que pagas en impuestos cuál sería el monto resultante y si quizás podrías retirarte por el resto de tu vida.

Os dejo con esta cita de George Carlin:

“Ve a la escuela. Estudia. Consigue un empleo. Trabaja. Paga impuestos. Cásate. Ten hijos. Hipotécate. Mira la tele. Sigue la moda. Pide préstamos. Actúa con normalidad. Compra muchas cosas. Camina por la acera. Escoge entre este producto o este otro… y sobre todo, no cuestiones jamás lo que te han dicho que tienes que hacer. Y ahora, repite después de mi: ¡Soy libre!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s