Ahorro

6 cosas en las que NO debes ahorrar

Posted on Actualizado enn

calidadEste blog está dedicado al ahorro, la inversión, el control de la economía doméstica, etc, y generalmente os daré consejos de cómo y en qué ahorrar, sin embargo el propósito de esta entrada, casi provocadora, es decirte en qué NO debes ahorrar.

Hay ciertas cosas en las que no es recomendable ahorrar por dos motivos: 1 porque a la larga te gastarías más, y 2 porque hay cosas, como tu salud, que no tienen precio. Vamos allá:

  1. Comida: márcate un presupuesto mensual, acorde a tus posibilidades, y con él intenta comprar comida de calidad, en el punto 4 de esta entrada te daba algunas pistas acerca de cómo ahorrar en el supermercado. Tampoco se trata de que todos los días comas langosta, sino de que en los productos que consumes habitualmente, por querer ahorrar unos céntimos puedes estar consumiendo mala calidad. Compra calidad, compara ofertas, y si es necesario reduce en cantidad.
  2. Combustibles: si eres conductor, y especialmente en el caso de los gasóleos que suelen contener más impurezas, no te merece la pena ir a marcas de dudosa calidad, en este punto de nuevo te recuerdo que puedes aprovecharte de las ofertas, hay supermercados que por compras superiores a un importe te dan cheques descuento para el gasoil. Ten presente que por ahorrar unos céntimos puedes estar dañando los filtros del vehículo (que serán sensiblemente más caros que el ahorro realizado en combustible) y eventualmente la vida del motor, la única forma que te recomiendo para ahorrar combustible es usar menos tu coche, conducirlo más eficientemente, etc..
  3. Agua: el agua es vida, forma parte de la sangre, orina, linfa, transporta nutrientes, lubrica articulaciones, etc. Afortunadamente a día de hoy en nuestra sociedad es un bien perfectamente accesible, piensa que hay lugares del mundo donde se dedica media jornada para acceder a este recurso, muchas veces insalubre, no seas desagradecido con Dios, el universo, o aquello en lo que creas, y usa el agua que necesites.
  4. Calzado: Divide el precio que te cuestan unos buenos (no bonitos, sino buenos!) zapatos entre los años que previsiblemente te durarán, y haz el mismo cálculo para unos zapatos de baja calidad. A partir de ese dato saca tus propias conclusiones.
  5. Tu Cama: nos pasamos de media 8 horas diarias en ella, y es una pieza clave para nuestro descanso y nuestra salud, si estás pensando en cambiar tu cama, espera a haber ahorrado un poco más y compra calidad, tu espalda te lo agradecerá, y no te olvides de una buena almohada!
  6. Caridad: si colaboras con alguna ONG, o programa social, y estás pensando en cancelar tu cuota a fin de ahorrar en tus finanzas, por favor, no lo hagas, si tu situación financiera es tan apretada que has llegado a plantearte esta opción, reduce la cantidad que aportas, pero no la canceles. No sólo por aquellos a los que ayudas, sino por ti mismo: cuando das caridad estás enviando un mensaje de abundancia al universo, donas porque eres abundante (de otra forma no podrías dar), y como eres abundante la abundancia acudirá a ti, además, que bien sienta sentirse útil con la sociedad, verdad?

Por último no escatimes en dar amor, parece que cuando nos sentimos escasos de dinero, trasladamos este sentimiento al resto de áreas de nuestra vida, no caigas en esta trampa y da amor. Evita en la medida de lo posible que tu situación financiera afecte a tus relaciones.

Anuncios

¿Cómo mejorar tu salud financiera?

Posted on Actualizado enn

ostrich_head_sandPor evidente que parezca, es sorprendente la cantidad de personas que no pueden ahorrar porque desconocen el estado real de sus finanzas. Se hace obvio que para poner orden en nuestras finanzas, antes debemos conocer en qué estado se encuentran, y muchas personas tienen enferma su economía porque sencillamente descuidan su salud financiera. Necesitan un chequeo.

Cuando estamos en una situación en que nuestra cuenta bancaria presenta números rojos, y nuestras deudas crecen, es duro tomar consciencia de nuestra situación financiera, preferimos evadirnos, y usar la técnica del avestruz que no es otra que esconder la cabeza y no mirar la realidad. Sin embargo, es imprescindible asumir nuestra responsabilidad, y tomar las riendas de la situación, por eso aunque duela, hemos de realizar un análisis detallado de nuestras cuentas. Para ello recomiendo los dos siguientes ejercicios:
1.- Por un lado tomaremos un extracto de nuestra cuenta bancaria del último mes completo, y anotaremos todos los gastos que mensualmente tenemos, es importante tener en cuenta que algunos gastos son bimensuales como la factura eléctrica, y otros pueden ser anuales como el seguro del coche. En este punto, hemos de hacer un pequeño esfuerzo adicional y revisar este tipo de gastos para llegar a tener una visión global a un año vista, y prorratear a un mes todos los gastos.
2.- Por otro lado hemos de tener en cuenta aquellos gastos que nuestro extracto bancario no refleja, los gastos del día a día, también conocidos como “gastos hormiga” (cafés, tabaco, cervezas, prensa, etc.) todos esos gastos que por ser pequeños no les damos importancia. Te sugiero que anotes en una libreta (o en tu móvil si lo prefieres) todos estos gastos y vayas sumando lo que como una hormiguita que miga a miga llena su despensa para el invierno, se ha ido gastando a lo largo del mes.

Solamente con haber sumado estos conceptos, y tener una cifra de nuestro coste de vida mensual, así como de en qué conceptos se nos va el dinero, habremos dado un paso muy importante. Reduciendo los gastos hormiga, con muy poco esfuerzo (leyendo la prensa en Internet, tomando esas cervezas en casa, etc.), podrás ahorrar fácilmente un 10% de tus ingresos.