Vivienda

¿Por qué es mejor alquilar que hipotecarse?

Posted on Actualizado enn

alquilerDurante la burbuja inmobiliaria muchas familias se han hipotecado bajo la idea de que “por un poco más” algún día la vivienda que habitan sería suya, y así mejoraría su situación financiera en el largo plazo. Como planteamiento puede tener sentido, pero si se analiza con detalle veremos que hay varias incongruencias:

En primer lugar, esa cantidad que se había despreciado inicialmente como diferencia entre alquiler y cuota hipotecaria en muchos casos podría ser de varios cientos de euros al mes, es frecuente que una hipoteca les supusiera 150 ó 200€ más al mes a una familia media. Pues bien, si en lugar de meter ese dinero en un préstamo hipotecario lo hubieran invertido, en un fondo de inversión por ejemplo, podrían comprarse una vivienda mucho más lujosa al término de los 30 años que es el tiempo promedio de pago de este tipo de préstamos, en otras palabras al finalizar el pago de la hipoteca habría pagado dos casas:

Puedes hacer tu mismo el cálculo: Si aportas 200€ todos los meses a un fondo de inversión que te de un 10% de rentabilidad anual (búscalos hay muchos!) al cabo de 30 años y gracias a la magia del interés compuesto habrías acumulado un total de 394.785€ piensa qué podrías hacer con todo ese dinero! de mano cambiar de casa, pero podrías mantenerlo en el fondo de inversión obteniendo unos ingresos anuales de 39.478,5€ o lo que es lo mismo: 3.289€/mes
En otras palabras si una persona de 30 años decide alquilar en lugar de hipotecar su vida, podría jubilarse a los 60 años con un nada despreciable sueldo de más de 3.000€ mensuales

Pero esta no es la única razón por la que el alquiler es una solución más inteligente, a mi personalmente dormir sobre un suelo  con un compromiso de pago tan grande no me ayuda lo más mínimo a conciliar el sueño, estas son algunas razones por las que el alquiler es mejor opción de cara a unas finanzas personales más saneadas:

  • Siempre vivirás en una vivienda nueva, si vives de alquiler puedes cambiar de vivienda siempre que quieras, y podrás estar siempre en una casa nueva, al contrario que en el caso de una hipoteca que serías dueño de una casa de 30 años cuando al fin hubieras terminado de pagar el préstamo.
  • Nunca tendrás que atender gastos imprevistos. Solamente por esto ya merece la pena irse de alquiler, qué mejor noticia para tu economía familiar que no tener que responder por gastos inesperados. Averías, derramas, mantenimientos, todo correrá a cargo del dueño del domicilio.
  • Si te cansas de tus vecinos o de tu casero, solamente tienes que buscar otro alquiler que te guste más. ¿Te imaginas tener que aguantar 30 años al grosero de tu vecino de rellano? que pesadilla!
  • Si vives de alquiler no tendrás que asistir jamás a las reuniones de vecinos, a no ser que sufras del síndrome de “Juan Cuesta“, me parece una ventaja brutal!
  • A menos que tu jefe, o tus clientes se hayan comprometido ante notario a pagarte mensualmente un salario en los próximos 30 años de tu vida, me parece una incoherencia y una irresponsabilidad enorme que hayas asumido ese compromiso con una entidad bancaria.
  • Un alquiler siempre puede negociarse, si tu economía familiar afronta un periodo difícil siempre será más fácil llegar a un acuerdo con el propietario de la vivienda que arrendas que hacerlo con el director de la sucursal del banco que te hipotecó.
  • Un alquiler es mucho más flexible, si dentro de unos años te sale una oportunidad laboral en otro punto de la geografía de este u otro país no tendrás que preocuparte por dejar deudas pendientes, alquilas en otro lugar y listo.
    Si has comprado una casa demasiado grande quizás no necesites tantas habitaciones cuando tus hijos ya no vivan contigo, por qué pagar una hipoteca sobre unas habitaciones que no usas? el alquiler te da la opción de ajustar el tipo de vivienda a tu nuevo estilo de vida con el consiguiente ahorro.
    O si la casa es demasiado pequeña y ahora te puedes permitir una mayor o más lujosa, más céntrica, o con piscina, siempre puedes cambiar de alquiler iendote a vivir a una vivienda según las necesidades de cada etapa de tu vida, que pena tener que pagar una hipoteca de un piso que hace 20 años era perfecto para ti pero ahora está lejos de tu trabajo, o es viejo, o no tiene piscina ahora que podrías permitírtelo.

Si lo que te interesa es mirar por tu economía familiar no confundas gasto con inversión, la hipoteca es un producto de deuda, nunca será una inversión, si quieres invertir, mejor ahorra iendote de alquiler y con el dinero ahorrado adquiere productos de inversión tales como fondos, acciones que den dividendos, activos propios, etc.

Anuncios

Cómo negociar una rebaja en el precio del alquiler

Posted on Actualizado enn

alquilerCabe decir que todo en esta vida es negociable, y nada tiene un precio cerrado, partiendo de esta premisa podemos inducir con toda tranquilidad una rebaja a nuestro alquiler simplemente aplicando las técnicas adecuadas logrando así una mayor satisfacción en nuestras finanzas personales.

  • Si estás buscando un piso de alquiler, una buena idea es fijarte en aquellos que llevan un tiempo a la venta, digamos un año por ejemplo, y que siguen sin ser vendidos, quizás al dueño le interese alquilarlo mientras continua a la espera de un comprador. Aquí has de ofrecer algunas garantías al dueño, dado que su intención es la venta, con que acuerdes (puedes firmarlo en el propio contrato de alquiler) que en caso de encontrar comprador, no tendrías inconveniente en desalojar la vivienda previo aviso de, por ejemplo, un par de meses de antelación, los dos lográis un beneficio: el dueño estará sacando beneficios a un pasivo que ahora convierte en un activo, y tú consigues un precio de alquiler por debajo de la media (en caso contrario te buscas otro alquiler).
  • Una variante de la estrategia anterior es buscar viviendas en alquiler con opción a compra: en este caso alquilas una vivienda que inicialmente solamente estuviera disponible para la venta, ofreciéndole al dueño la posibilidad de adquirirlo tú mismo al cabo de un tiempo convenido, por ejemplo un año, y en caso de no ejecutar la compra abandonar la vivienda para su tranquilidad.
  • Otro temor que tienen los arrendadores es el riesgo de impago, si eres capaz de reunir el importe anual y bien pagas por adelantado, o bien lo dispones como garantía a través de un aval bancario, puedes negociar un precio a la baja, a cambio de que disfrutes de un mejor precio, el arrendador obtiene la seguridad de que no habrá impagos durante los próximos 12 meses.
  • Si ya llevas un tiempo viviendo en el domicilio, y eres un buen inquilino, quizás el dueño no quiera “jugársela” y le interese que sigas arrendando el inmueble, utiliza el argumento de la crisis para pedir una rebaja, alega que la economía está pasando dificultades que a ti te están afectando directamente y con mucha probabilidad lograrás un pequeño descuento, siempre será preferible cobrar menos a una persona de confianza que arriesgarse a estar un tiempo sin encontrar inquilino y cuando lo encuentre, a saber qué tal es.
  • El último tip se refiere nuevamente a la confianza y es importante que te hayas forjado una reputación frente al arrendador de forma que no le hayas causado problemas, ni gastos, de esta forma si por ejemplo no has sido exigente reclamando por ejemplo una mano de pintura aun cuando el piso la pudiera necesitar, puedes recordarle que eres una persona comprensiva, y que por ello te parece justo recibir una compensación en forma de rebaja, en caso contrario podrías ejecutar tus derechos como inquilino y solicitar la reparación de aquellos elementos que lo requieran.

En síntesis, para pode obtener un buen precio de alquiler es importante ser un buen inquilino, una persona responsable que no ocasione problemas, que estén satisfechos contigo, y por tu parte has de estar pendiente del mercado, siempre buscando alternativas interesantes aun de aquellas personas que inicialmente no se hubieran planteado alquilar su vivienda.
Ensaya tus dotes de negociador, todo en la vida es negociable, y esto redunda en un mejor aprovechamiento de tu economía familiar y doméstica.

11 ideas para evitar que desahucien tu hogar

Posted on Actualizado enn

DesahucioSi has cometido la temeridad de comprometerte con un banco a pagarle una hipoteca durante los próximos 30 años de tu vida aun cuando nadie se ha comprometido contigo a pagarte un salario en tales características de forma similar, y tu situación ha cambiado haciendo difícil el pago comprometido, no te preocupes, existen algunas soluciones que podrías aplicar para evitar que embarguen “tu” vivienda, solo es necesario un poco de orden e imaginación:

  1. Comprueba si tienes contratado algún seguro que te proteja de una situación de impago o desempleo, quizás lo hayas contratado cuando firmaste la hipoteca y no lo sepas, revísalo pues podrías estar cubierto ante una posible pérdida de empleo donde el seguro estaría pagando una parte de la cuota hipotecaria.
  2. Cuanto antes asumas tu situación mejor, si ves que no puedes pagar las mensualidades habla cuanto antes con tu banco, verán con buenos ojos que tomes responsabilidad en la situación y que estés dispuesto a buscar soluciones conjuntas que os beneficien a ambos:
    1. Puedes tratar de renegociar la deuda, así por ejemplo podrían darte una financiación para las cuotas pendientes englobándolas en un único concepto, mientras sigues haciéndote cargo de la hipoteca
    2. Si lo que necesitas es un poco más de tiempo, es fácil que te concedan un periodo de carencia durante el cual “tan solo” estarías pagando intereses
    3. Si la situación es muy límite y consideras la opción de desprenderte de la vivienda puedes intentar negociar la “dación en pago“, no siempre es posible pero lo puedes intentar. Esta opción consistiria en cancelar la deuda hipotecaria a cambio de ceder tu vivienda al banco
  3. Si tu banco no tiene a bien de colaborarte, puedes intentarlo con otra entidad, existen empresas de reunificación de deudas que engloban todas las deudas que tengas tales como hipoteca, préstamos personales, tarjetas etc. Logrando una reducción de la cuota mensual de la suma de todo ello a cuenta de una ampliación del periodo de la deuda. Es importante que tengas en cuenta que muy probablemente estarás pagando una tasa de interés superior a la que tenias hasta ahora.
  4. Puedes contactar con asociaciones como afectadosporlahipoteca.com o Stop Deshaucios entre otras que te apoyarán en tu situación.
  5. Si tienes la suerte de poder pasar un tiempo en casa de algún amigo o familiar puedes alquilar tu vivienda durante un tiempo para tener un dinero extra que ayude al pago de tu cuota hipotecaria y así evitar el desahucio.
  6. Si no tienes la opción de contar con otra vivienda, siempre puedes alquilar una parte de tu casa o una habitación por ejemplo a turistas en Webs como airbnb, entre otras, en donde verás que hay personas dispuestas a pagar incluso por dormir en tu sofá o por un desayuno cual hotel de vacaciones
  7. Toma el toro por los cuernos, quizás ser propietario no sea tan interesante como te lo presentó el director de tu oficina bancaria cuando firmaste aquel papelito. Aunque el precio actual de la vivienda sea inferior a la compra plantéate la posibilidad de abandonar tu hipoteca e irte a un alquiler más barato. El dinero que ganes con la venta del piso puedes invertirlo, y con los intereses y el dinero que te ahorrarás estando de alquiler quizá puedas pagar pagar parte de la hipoteca. La idea es clara, pero debes ser tú quien eche sus propios números y varíe la solución.
  8. Esta solución es sin duda mi favorita por su efectividad y su originalidad, sin embargo he de advertirte que no debes tomarla al pie de la letra pues será decisión de un juez que se cumpla o no con el resultado esperado, de hecho se han dado casos en España de personas que han salvado la situación mientras que en otros casos no ha sido así: la idea es que alquiles la vivienda a un tercero (que será de tu absoluta confianza), podría ser por un precio simbólico de 100€/mes por ejemplo, y según cómo falle el juez, podría dictaminar que si bien la vivienda ha de ser desahuciada, el inquilino no deba asumir esta situación al estar cumpliendo con su obligación de pago de alquiler, logrando detener el proceso durante el tiempo que dure el contrato de arrendamiento.
  9. Existe también la posibilidad de declararse en suspensión de pagos alegando una “quiebra familiar”, al igual que el caso anterior esta opción está sujeta a una serie de condiciones, y decisión de un juez. Si decides tomar alguna de estas soluciones te aconsejo que antes te asesores con un buen abogado, considera su tarifa como una inversión.
  10. Por último te dejo con éste enlace en donde una familia decidió sortear su vivienda a un precio de 70€ por papeleta logrando juntar una cantidad de 700.000€ con los que cubrieron la deuda hipotecaria
  11. Si ninguno de los pasos anteriores ha dado resultados, y tu vivienda es subastada te queda una última bala: solicita una prórroga de plazo concedido para el desalojo, dependiendo de tu situación particular pueden darte más o menos tiempo para exprimir tus opciones.

Mi consejo personal es que te libres cuanto antes de cualquier deuda, hipotecaria, personal, o de cualquier tipo, no hay mejor sensación que sentirse libre de ataduras, económicas también y vivir sin presiones. Quítate tu hipoteca de encima cuanto antes!

Por último, lee mucho, infórmate, piensa por ti mismo, no creas a nadie, a mi tampoco, y no te dejes engañar por quien se supone te está ayudando, en particular por tu amigo el banquero, si crees que no podrás pagar la hipoteca de aquí a dos meses, y estás pasando necesidad, lo primero eres tú y alimentar a tu familia, un par de mensualidades sobre un total de 300 no van a hacer que tu deuda disminuya, pero un par de mensualidades pueden ayudar mucho a llenar tu nevera.

Tu casa NO es un activo

Posted on Actualizado enn

ViviendaMuchos estarán en contra de la afirmación anterior, creyendo incluso que su vivienda es posiblemente el mayor activo que poseen, pero ¿sabemos realmente qué es un activo? Antes de entrar en polémica, definiremos qué es un activo:

Un activo es aquel que pone dinero en tu bolsillo. Un pasivo es aquello que quita dinero de tu bolsillo.

Así de simple, luego tu vivienda habitual nunca puede ser un activo, ¡incluso aunque la tuvieras pagada! Piénsalo, una casa tiene una serie de gastos fijos: Impuesto de Bienes e Inmuebles, cuota de comunidad, derramas, arreglos y mantenimiento, seguro, etc. Cuando seamos conscientes de esta situación estaremos más enfocados hacia la organización de nuestras finanzas, y no digo que ahora nadie se compre una vivienda, pues un techo es algo necesario (como lo es la alimentación, el transporte, y otros gastos que por ser pasivos no dejan de ser necesarios), pero seamos conscientes de que es un pasivo y la compra no siempre es la mejor opción, existen otras alternativas a la propiedad más económicas y con más ventajas.

Solamente si usamos la vivienda para alquilarla o sacarle algún tipo de beneficio económico podríamos considerarla un activo

Por tanto tu vivienda habitual no es una inversión, mucho menos si además hay que pagar una hipoteca con los costes e intereses que conlleva. ¿Sigues creyendo que es una solución inteligente dormir sobre un pasivo tan importante?

Te dejo con una reflexión:
En tu contrato laboral (y ya no digo si eres autónomo), ¿se ha comprometido en algún momento tu empleador a mantener tu salario durante los próximos 30 ó 35 años?, seguramente no, luego, pregúntate si no es una temeridad haberte comprometido tú con un banco ¡y además ante notario! a pagarle una cuota mensual en calidad de hipoteca durante esos 30 años.